Diseño textil.

Si queremos hablar del término estampado tal y como se conoce en la actualidad hay que viajar hasta las plantaciones de algodón en India durante el Siglo XVII. Como casi todas las novedades y avances que se dieron en la industria textil, la Estampación se origina en Oriente, con el desarrollo de la industria algodonera y su exportación a occidente.

Aunque hay indicios fiables de la existencia de una industria local en manipulación textil durante el siglo XVI, todo antecedente y aproximación al momento exacto de su origen se perdió por el clima de monzones, característicos de su geografía.

El atractivo de esos tejidos tan frescos, coloridos y económicos, en comparación a la seda y la lana, hizo que el comercio textil viviera una expansión sin precedentes. Los fabricantes europeos necesitaban responder ante la amenaza comercial de los mercaderes que desembarcaban en el Mediterráneo, y así comenzó todo.

La búsqueda de una estampación permanente y duradera por parte de los europeos provocó la necesidad de estudiar el proceso y la técnica de esos primeros estampados temporales y artesanales para desarrollar una industria sólida del diseño textil más allá del bordado y los trabajos con hilatura.

Con el paso del tiempo, el impulso económico que supuso y la llegada de la Revolución Industrial en el Siglo XIX llevó a la industria del paño hasta el lugar en el que se encuentra, encabezando la lista de industrias más importantes del mundo. Pero ¿es igual el valor que tiene el tejido que el que le damos? ¿Hay mucha diferencia?

Embellecer y dotar al tejido de personalidad propia hace inevitable que el hecho de estampar o contar con ese trabajo en la pieza de tela sea un valor añadido. Dicho valor no lo compone únicamente la técnica detrás de la acción de manipular la superficie del tejido, sino también la aportación artesanal, cultural o artística que puede poseer el diseño textil.

Os damos un adelanto: todo ese valor anteriormente explicado se ha perdido por el sistema en el que vivimos, ese conocimiento de lo que supone tratar el textil muchas veces no llega al consumidor, a la calle.

A grandes rasgos, hablamos de una industria cuya imagen se ha distorsionado o de la que se muestran unas pocas aristas. Y como Moda es un conjunto, esta percepción también influye en la idea preconcebida que existe sobre el tratamiento de los tejidos. ¿Recurso comunicativo o simple elemento ornamental?

No hay respuesta correcta, como todo en la vida, dependerá del discurso, del trasfondo. Si es capaz de comunicar y transmitir algún tipo de mensaje y concepto, va más allá de lo insustancial. Y si no es así, podremos considerarlo un recurso decorativo.

En Libérrimo, somos más de crear experiencias y de dar un paso más allá con cada idea. Como versa el tema “Cromo y Platino” de la cantautora de Indie-Folk Soledad Vélez entre vibras ochenteras, estamos aquí para hacer un viaje en el tiempo, un viaje sensacional.

Nuestra nueva colección, llena de estampados propios tiene por objetivo acercar la riqueza visual y vegetal de Canarias a todo aquel que quiera consumir la marca. La fusión entre color y formas orgánicas crean un conjunto abstracto que permite un punto de fantasía y libertad a la hora de imaginar un paisaje autóctono al uso.

Otra forma de expandir la mente, otra manera de ser Libérrimo.

Pablo Sanz

Author

admin

2 Comments

  1. Feb 08 2021 at 2:51 PM
    Adela

    Me encanta aprender nuevas cositas de moda. Y más si está así de bien explicado! Muchísimas gracias!! 🥰🥰

  2. Feb 08 2021 at 11:42 PM
    Cristina Gonzalez

    Mejor explicado imposible 👏🏼 Deseando ver los nuevos trabajos🥰

Deja un comentario